[AUSTRALIA] – ***Una House-kee-per en acción!***

Mi vida en Australia no fue solo viajar, conocer playas y descubrir distintas arenas y mares. También estuve seis meses trabajando en dos hoteles distintos, tiempo muy significativo en este viaje ya que con el dinero ahorrado pude viajar, hacer cursos de buceo, ir a ver jugar a River en Japón, recorrer Filipinas, comprarme el pasaje para mi próximo viaje, entre otras cosas. Acá les cuento mi experiencia sobre como fue ser housekeeper en Australia.

s9

El primer lugar donde trabajé fue en Paradise on the beach, un hotel ubicado en Palm Cove, un suburbio que está a 20 kilómetros al norte de Cairns, la ciudad donde viví seis meses. Y el segundo hotel, fue Pegasus, que quedaba en el centro de la ciudad de Melbourne.

Vieron cuando a veces uno piensa en voz alta “como me gustaría trabajar en un bar en la playa y poder mirar el mar todo el día, en un lugar relajado, tranquilo, sin ruido ni smog”, bueno esto fue lo más cerca que estuve hasta ahora. Si bien no trabajaba en bikini, ni caminaba descalza por la arena, mi hotel estaba sobre la playa. Si, si, desde las habitaciones podía ver el mar, las olas y la gente bañándose en el agua, por eso mi lugar preferido eran los balcones!  

Mi uniforme de trabajo era una remera, cualquier short que quiera y zapatillas cómodas. Así vestida andaba con mi trolley (carro) por los pasillos del hotel. Así que como bien lo indica su nombre, trabajaba en un paraíso sobre la playa! Y otro detalle no menor es que mientras trabajábamos nos dejaban encender la radio y escuchar música. Nos la pasábamos cantando! 

El ambiente relajado y el aire de playa lo pueden notar en mi cara! :) 

DCIM100GOPROG0020285.

Mi trabajo consistía en dejar espléndidas las habitaciones para los nuevos huéspedes. Eso implicaba:

  1. Sacar todo lo que esté en la habitación que haya que cambiar como toallas, sábanas, bolsas de basura (Si encontraba comida o bebidas cerradas me dejaban llevármelo a mi casa! Y por suerte eso ocurría diariamente)
  2. Hacer la cama de tal forma que quede sin ninguna arruga desde donde se la mire. (Parece una tontería pero no es taaan fácil. Es importante saber ciertas técnicas para doblar las sábanas!)
  3. Limpiar el baño a fondo, poner cada toalla en el lugar que corresponde y chequear que haya shampoo, acondicionador, jabón, etc.
  4. Limpiar mesas de luz, chequear cajones, revisar que en el placard estén las perchas, la plancha, la tabla y la frazada, que en la heladera esté la jarra de agua y la leche y que el microondas esté vacío. Asegurarse de que todo este limpio y cada cosa en su debido lugar.
  5. Pasar la aspiradora en toda la habitación  y en el balcón
  6. Encender los veladores.y colocar perfume de ambiente
  7. Pasar trapo en el piso, y listo el pollo!

Todo esto debería hacerse en 40 minutos si es solo una persona para una habitación chica (de una cama) o 25 minutos sin son dos; aunque siempre depende cuan hábiles y rápidas sean las housekeepers, y cuan sucia hayan dejado la habitación los que se hospedaron antes.  😉

DCIM100GOPROG0070334.

Lo mejor del trabajo en equipo es cuando toca un buen compañero, y por suerte así lo fue! Nancy llegó al hotel un mes después que yo, y desde el primer momento hicimos una gran dupla! :) Como las dos trabajamos a un ritmo parecido nos entendimos muy bien, así que cada día nos organizamos y dividimos las tareas de tal forma de hacer todo de la manera más rápida. Además hicimos que el trabajo sea más divertido, compartimos charlas en los almuerzos y con los meses nos fuimos haciendo muy amigas!

Sin dudas que ésta experiencia de trabajar como housekeeper fue 100 % positiva, por más que mi abuela se niegue a aceptar que su nieta trabajó limpiando habitaciones para mi fue un aprendizaje más de este gran viaje, donde son muchas las cosas que se ponen en juego.

  • En primer lugar me desafié a mi misma a trabajar en un rol diferente.
  • Tuve la oportunidad de ver cómo funciona la logística y mantenimiento de un hotel, cómo se organizan cuestiones internas que si no hubiese trabajado ahí nunca hubiese aprendido.
  • Perfeccioné mi ingles e incorporé nuevo vocabulario, por no decir que fue gracias a éste trabajo que me animé a soltarme a hablar y a desenvolverme sola.
  • Me hice una gran amiga con quien sigo hablando y espero pronto visitar por Berlin.
  • Y lo mejor de todo es que pude ahorrar un montón de dinero, que me sirvió para viajar varios meses.
  • Además de que amé trabajar los sábados y domingo, y ni les digo los feriados! En estos días el salario es mucho más alto! Así que con incentivos así daban ganas de trabajar!
CAM00100

Rooster actualizado. El 9 de octubre mi último día de trabajo…

DCIM100GOPROG0110218.

Con Martine, la recepcionista del hotel.

DCIM100GOPROG0100346.

Con Nancy y Nicola, la manager del hotel.

DCIM100GOPROG0050312.

Kerry fue mi líder, quién desde el primer día me explicó todo

DCIM100GOPROG0100214.

John y Sandra, “las viejis” con quienes trabajaba

Me fui con un almuerzo de despedida, con una caja de bombones riquísima, y una tarjeta firmada por todos mis compañeros que ni me esperaba. Me fui con una carta de referencia escrita por el manager del hotel, donde habla de mi trabajo, y menciona palabras como responsabilidad, compañerismo y buena predisposición. Esas son algunas de las cosas que me llevo de esta experiencia. Y me fortalece saber que vuelva o no algún día a ser housekeeper me queda el mejor de los recuerdos de este trabajo, y que me hayan dejado las puertas abiertas para volver cuando quiera me deja tranquila que hice las cosas bien.

Salir del hotel, caminar unos pasos, y tener la playa para mí. :)

Deja un comentario