Debo decir que Fito tenía razón cuando cantaba: “Cerca, Rosario siempre estuvo cerca”. Se encuentra a muy pocos kilómetros de Buenos Aires, es fácil