Además de subirse a una montaña rusa o tirarse de un paracaídas, hay muchas otras formas de sentir esa sensación de adrenalina y de