[Reflexión Personal] Procesos, cambios y grandes desafíos.

78

Llega esta época en donde a muchos nos gusta mirar hacia atrás y ver a la distancia que nos deja este año que se va y también aprovechar para plantearnos nuevos objetivos y reafirmar proyectos. No se si llamarlo balance de fin de año, análisis o simplemente una reflexión personal.

Acá en este post les comparto aquellos pensamientos y sensaciones que tuve este último tiempo y que hoy puedo poner en palabras.

PROCESOS

A diferencia de otros años el 2014 fue muy intenso. Un año de procesos internos y de decisiones profundas. Si bien venía hace tiempo con ganas de que me vida tome otro giro y de hacer un gran cambio, por una u otra razón prevalecieron otros temas. Pero este año fue distinto.

Todo empezó hace diez meses atrás cuando viajaba al Sudeste asiático. No me pregunten por qué pero antes de volar ya presentía que me esperaba un viaje diferente. En mi cabeza había otras cosas dando vueltas, había ideas, necesidades, miedos y ganas. Ganas de seguir viajando, de vivir viajando. Sabía que visitar un nuevo continente abriría aún más mis cinco sentidos. Y claramente sucedió. Fue un viaje increíble donde no dejé de sorprenderme, de aprender, de entender, y sobre todo de crecer. 

No hay dudas que lo más lindo de los viajes no está tanto en los monumentos, catedrales o paisajes que recorremos, sino en la gente que habita esos lugares. Su gente. Sus costumbres, dialectos, estilos, miradas. Y en Asia encontré tanta gente linda…

hoi an

Hoi An – Vietnam

Siem Reap – Camboya

21

Bangkok – Tailandia

5

Bangkok – Tailandia

2

Ko Phangan – Tailandia

Así fue que después de estar 40 días recorriendo distintos países de Asia regresé a Buenos Aires con muy pocas ganas de volver y de una manera bastante abrupta. En solo 36 horas hice el siguiente trajín: Domingo 21 hs. cena en Bangkok. 4 am taxi al Aeropuerto. 7 am vuelo a Tokyo. Vuelo a Los Angeles. Vuelo a Houston. Vuelo a Buenos Aires. Si, si. Cuatro aviones y cuatro escalas seguidísimas!! Martes 9 hs aterricé en Ezeiza. A las 13 hs ya estaba sentada frente a la computadora en mi oficina. Miraba la pantalla del monitor y no entendía nada. Mi conciencia hablaba sola: “Pensar que hace horas estaba haciendo lo que más felíz me hace del otro lado del globo y ahora estoy sentada en una oficina viendo como la vida pasa detrás de la ventana”. 

Creo que fue ahí en ese preciso momento cuando terminé de entender que ésta realidad no es la que quiero, no es la que elijo. No en este momento. No se si era el jet lag que me arrasaba o qué pero mi cabeza empezó a volar y a delirar con viajes.sueños.experiencias.destinos.etc.etc. (Hoy a la distancia creo que mi proceso interno ya había empezado hace rato.)

Al día siguiente de volver sentía que no quería acostumbrarme nuevamente a la rutina diaria. No quería dejar de lado todas esas sensaciones que tuve al llegar. No quería ignorar lo que mi conciencia me decía a gritos. Necesitaba hacer, actuar, moverme. Así que al salir de la oficina fui a la librería y compré la guía de viajes de Australia, aquel lugar TAN nombrado en mi viaje por Asia. Presentía que por ahí estaba mi próximo destino.

Australia..

La vida es un cúmulo de decisiones. Está en cada uno asumir el desafío de enfrentarse a ellas.

CAMBIOS

En ese proceso empezaron a surgir ideas, dudas y muchos interrogantes. Traté de no darle lugar a los miedos y me dediqué a escuchar las señales del camino.

Aparecieron varias personas que fueron de a poco ayudándome inconscientemente a dar ese gran paso que tanto quería y tanto costaba. Entre ellos conocí a Nico y Maru, hoy dos grandes amigos y compañeros de ruta, quienes me contagiaron y me ayudaron a dar ese empujón. Sharon fue otra aliada que me acompañó en esta gran etapa y con quién viviremos grandes aventuras en Australia. :)

VIAJERAS e

Otra de las cosas más lindas de este 2014 fue formar parte de La Comunidad Viajera junto a otros blogueros que se dedican a viajar y a recorrer el mundo contando historias. Este grupo que construimos nos sirvió para crear distintos espacios de intercambio: desvirtualizando momentos y disfrutando de charlas, mates, cenas y de muchos encuentros que fomentaron aún más mis ganas de viajar. Se potenciaron más mis sueños, crecieron mis ambiciones y denegué espacio para los miedos. Cambié mis NO, por un: “Y por qué no?”.  

L.C.V.

LCV

Primer Encuentro de “La Comunidad Viajera” en Buenos Aires.

Este gran viaje implica cambios. Y grandes cambios. Como dejar mi cama, mi casa, mi ciudad, para pasar a vivir vaya a saber dónde… Dejar la comodidad de tener un trabajo fijo y la monotonía de la rutina diaria, para ir a descubir las oportunidades que me depara el camino. Cambiar los horarios. Cambiar la mirada. Cambiar el estilo de vida. Cambiar el idioma! Quién lo hubiera dicho con lo que yo odiaba el inglés que me iba a meter a full con profesora particular para aprender o aprender. No caben dudas que ganas de viajar me sobran, creo que fue ese el motor fundamental para ponerme a estudiar. Las ganas.

DESAFÍOS

Cabe aclarar que no fue tan fácil como parece tomar esta decisión. Si bien amo viajar y soy feliz cada vez que me toca ponerme la mochila al hombro esta vez costó bastante enfrentarme a mi misma. Muchas noches de insomnio, laberintos mentales con puertas cerradas, personas inesperadas que se cruzan en el camino, sucesos que no estaban previstos. Mucho tiempo pasó hasta que finalmente llegó: mi pasaporte italiano, la llave que destrabaría la puerta y me haría avanzar en mi camino.

passaporto

Al tomar la decisión de viajar a Australia nacen nuevos y enormes desafíos. Si bien cada viaje es especial éste es muy diferente. Viajar con la Visa Working & Holidays es una experiencia única que quiero aprovechar al máximo. Es aprendizaje puro, es superar miedos, es tomar decisiones constantemente. Es animarme a romper barreras. Es viajar sin pasaje de vuelta. Viajar para trabajar. Viajar para conectarme con las personas desde otro lugar. Viajar no como turista. Viajar con tiempo. Viajar para dejarme atravesar por la cultura. Viajar para conocer historias. Viajar para entender realidades.

si puedes soñarlo

Y lo mejor y más esperado sucedió cuando llega el e-mail de la Embajada australiana y leo que me aprobaron la visa para viajar. Si, si. Ten-go-la-Vi-saaaa!!! :) (lágrimas, emoción, felicidad, ansiedad, nervios, todo eso junto y más). 

visa!!

Sin dudas los sueños no son imposibles, solo hay que acompañarlos con decisiones. 

Nadie me asegura que me vaya bien, pero si no lo hago nunca lo voy a saber. 

Por lo pronto pienso dejar que la vida y Australia me sorprendan,

y que este viaje se convierta en una gran aventura. 😉

* Pronto vendrá un post con información acerca de cómo es el trámite para obtener la Visa Working Holiday ( requisitos, costos, etc.)

Comments
  1. Maru - Bitácora Viajera Responder
  2. SharonRC Responder

Deja un comentario