[Alemania] Mi primera vez en un “Campo de Concentración”.

Berlín es una de mis ciudades preferidas, de las más interesantes y fascinantes que estuve. Dos años después de haber estado allí decidí volver. Aún no se darme cuenta bien qué es lo que la hace tan diferente y única para mi, pero les aseguro que volvería mil veces más. En mi último viaje a la ciudad además de recorrerla de día y de noche, de visitar museos, de conocer pubs y probar cervezas,  un día tomé el tren y decidí ir a conocer un campo de concentración.

Si. Ese lugar tan triste, tan sufrido y tan aterrador donde se vivió una realidad nefasta, donde prevaleció el odio y la discriminación sobre todas las cosas. Aquel lugar donde las personas pasaron a ser objetos esperando a ser cenizas. Donde la cosificación fue tan grande que se perdió el sentido de humanidad. Donde no existieron sentimientos, ni compasión, ni piedad. Donde los gases y las balas terminaron con todo lo que quedaba de ellos. Donde el poder dominó a los débiles. Un poder ciego. Un poder enfermo que arrasó con todo.

cc3

Después de leer tantos libros, mirar películas, documentales, y escuchar historias necesitaba estar ahí. Pensaba que tal vez desde ese lugar podría entender mejor acerca de los hechos que sucedieron allí. Pero es imposible. No hay forma que entienda como alrededor de 30.000 personas fueron asesinadas en ese campo. SOLO EN ESE CAMPO DE CONCENTRACIÓN.

Entrada principal al Campo de Concentración

El campo de concentración de Sachsenhausen, ubicado en la población de Oranienburg fue construido por los nazis en 1936 para terminar de manera masiva con opositores políticos, judíos, gitanos, homosexuales, posteriormente también prisioneros de guerra y finalmente Testigos de Jehová. Si, todo aquel que sea distinto, que piense distinto y que crea en distinto Dios debía ser aniquilado.

cc5

cc6

cc7

Desde que las fuerzas soviéticas ocuparon Berlín hasta 1950, Sachsenhausen pasó a ser un campo de concentración soviético usado para detener a supuestos colaboradores y funcionarios del gobierno nazi y antiguos militares alemanes.

En este campo de concentración murió gente de 34 países distintos. En la zona de fusilamientos se puede ver que casi todos los países pusieron una placa en memoria de los que allí murieron.

cc8

cc10

Con el paso del tiempo el campo fue adecuado para que los visitantes puedan ingresar y conocer lo ocurrido allí. También hay un museo que expone la realidad que se vivió en este campo con fotografías y libros. Es importante ir con un guía para poder entender todo lo que se va viendo. (Hay en varios idiomas y el acceso al campo es gratuito.)

cc13

Este lugar es profundamente emotivo, duro y escalofriante. Es un sitio estremecedor donde se viven sensaciones muy fuertes. Mientras el guía contaba y explicaba sobre la función y las distintas utilidades que se le dio a ese lugar yo me indignaba cada vez más.  Es inhumano pensar que metían a las personas en hornos de barros para que los huesos se calcinen. O que encerraron a cientos de personas en cámaras de gas para que muera asfixiados. Es triste, doloroso y aterrador que hayan existido mentes tan siniestras. 

cc11

 

El Terrorismo de Estado en Argentina

Hace tres años atrás junto a otros compañeros de la Facultad de Ciencias Sociales realizamos una investigación en un Ex Centro Clandestino de Detención ubicado en la Ciudad de Buenos Aires. A nivel personal el trabajo realizado fue fuerte e intenso. Al momento de recorrer el lugar junto a las víctimas que estuvieron encerradas y torturadas allí fue muy difícil no conmoverme con sus relatos y sus historias.

Después de varias semanas yendo a reunirme al EX CCDyT ya era algo común entrar, recorrer, mirar, pero les aseguro que hasta el último día que estuve ahí nunca dejé de sentir ese escalofrío de saber que ahí, entre esas paredes se vivió tanto dolor y sufrimiento.

Les comparto algo que escribí después de trabajar en este lugar y que mucho de esto también sentí en Alemania al momento de estar en el campo de concentración.

Es en aquellas baldosas donde marcaron sus pasos
Sobre las que lucharon y resistieron sin miedo
enfrentando el destino que les invadía, que los conquistaba.
 
 
Es a través de la memoria que hoy están presentes,
dejando sus vidas por la utopía de cambiar el mundo,
por aquellos ideales que ellos mismos inmortalizaron.
 
Es a partir de lo vivido que se construye el mañana,
son los pasos caminados, es la sangre derramada.
Es la historia que enseña a no callar, a no olvidar.
 
 
Es el murmullo de las voces que aclaman justicia
son las huellas que dejaron tantas ausencias.
Es la verdad que pide a gritos: Nunca Más!

Deja un comentario